domingo, 27 de noviembre de 2011

Tarta de pañales para Alberto



























Esta tarta no se come ¡pero está tan dulce! Tanto como un bebé, llamado Alberto, que con sólo 16 días de vida tiene revolucionada a toda su familia. Esta tarta es para él, y está hecha con mucho amor.

Ha sido un placer hacerla, y no es tan difícil; sólo necesitamos los siguientes materiales:

- Un paquete de pañales
- Una bandeja de cartón con su blonda
- Un tubo de cartón de rollo de cocina
- Gomillas o cinta elástica
- Fixo, tijeras
- Lazo de regalo
- Papel celofán transparente
- ¡Y MUCHA ILUSIÓN!

Aquí en la foto siguiente, el paso a paso resumido:


Una vez armada, sólo queda rellenarla con cositas para bebés: colonia, gel, aceite corporal, chupetes, sacamocos, mordedores, etc. En fin, todo lo que se nos antoje. Después, la envolvemos con papel celofán y le colocamos un moño bien hermoso. También llevaba su tarjetita de felicitación y un chupete de croché en color azul.


Para evitar la pelusilla de Carlos, que de repente, con sólo cuatro añitos se ha convertido en hermano mayor, cómo no, ahí va una minitarta de chuches, con chupete de anises y huevo de chocolate de Cars incluídos.

2 comentarios:

MªJosé dijo...

pero que arte que tienes ¡¡¡¡¡¡¡¡
te han quedado preciosa las dos, a los mayores siempre se les olvida un poquito pues alguien se tiene que acordar de ellos, a mi me gusta que lo hagan.
Este es el mejor regalo para un recién nacido, que lo va a aprovechar seguro.
besoss guapaa
feliz semana

imaginacion dijo...

Me han encantado todas tus cositas; creo que yo no seri capaz de tanta paciencia y detalles.
Me quedo siguiendo tu blog, a ver si se me pega algo..
Besos